Haciendo Memoria: ¿tiene Gabriel Boric responsabilidad sobre los presos de la revuelta social?

Daniel Jadue acusó un par de semanas atrás a Gabriel Boric de ser responsable de que existan presos políticos por aprobar la Ley Antisaqueos. En diciembre de 2019 se aprobó la idea de legislar, con votos del Frente Amplio.


Contactar al autor

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

“Gabriel Boric permitió con su voto, en la aprobación de la Ley Antibarricadas, que hoy día tengamos muchos presos políticos en nuestro país gracias a él y a su conglomerado”, estas fueron las palabras del excandidato de Chile Digno, Daniel Jadue (militante del Partido Comunista), que marcó el distanciamiento entre los dos candidatos del pacto Apruebo Dignidad a solo seis días de las elecciones de primarias presidenciales.

Distancia que comenzó cuando ambos, el día anterior en el debate televisivo de Anatel, expusieron su visión sobre las manifestaciones ocurridas en Cuba durante ese fin de semana.

Durante la transmisión, el candidato del Frente Amplio, Gabriel Boric (militante de Convergencia Social), manifestó solidarizar con el pueblo cubano que se manifiesta en contra del Gobierno de Díaz-Canel “sin empate ni dudas”. Sin embargo, esa no fue la afirmación que marcó el fin del “guante blanco” en Apruebo Dignidad, sino cuando Boric se refirió al partido de su contrincante.

“Cuando yo veo que el Partido Comunista, mediante sus canales oficiales, saluda al Gobierno cubano en un momento donde hay protestas contra el Gobierno cubano, me parece que es un error”, afirmó, para agregar después que esperaba que se reflexionara sobre este tema, pues “siempre tenemos que defender el derecho de todo pueblo a protestar”.

Y no se quedó con esto. Al día siguiente en un punto de prensa, mientras hacía campaña, agregó: “Hoy día hay que estar con el pueblo cubano que se moviliza, porque el derecho a la protesta tiene que ser algo que tenemos que defender en todas partes, independiente del Gobierno al que le toque la protesta”.

Sin embargo, el candidato de Chile Digno le refrescó la memoria, pidiéndole a su adversario de pacto que juntos se preocuparan más de lo que pasa dentro del país que de fuera.

“Yo lamento que Gabriel esté mucho más preocupado de lo que pasa en Cuba que de lo que pasa en nuestro país, y que gracias a él tengamos hoy día presos políticos en Chile. Yo espero que esto lo podamos resolver, a pesar de que ahora no basta con sólo presentar leyes para derogar lo que él mismo aprobó”, acusó Jadue.

Daniel Jadue se refería a la Ley de Indulto General que se discute en el Congreso y que ambos candidatos apoyan, permitiendo amnistiar a quienes han sido detenidos en el marco de la revuelta social, desde el 18 de octubre en adelante, y que son víctimas de una extensa prisión preventiva, de una formalización sin pruebas claras, de juicios que han tardado más de un año, por los que una parte de ellos se encuentra en la cárcel posterior a la promulgación de la Ley Antisaqueos, de la que Jadue pretendía responsabilizar a Boric.

Pero, ¿fue realmente Gabriel Boric y su sector quiénes aprobaron la Ley Antisaqueos? ¿Es el Frente Amplio el responsable de que hoy existan presos políticos? ¿Qué pasó realmente? Estamos Haciendo Memoria en Contracarga.

La mediática Ley Antisaqueos

El 27 de noviembre de 2019, a solo 40 días de iniciada la revuelta social, los entonces diputados de Renovación Nacional (RN) Marcela Sabat y Gonzalo Fuenzalida, junto a los democratacristianos Miguel Ángel Calisto, Gabriel Silver y Matías Walker, lanzaron una moción parlamentaria para tipificar como delito “la alteración de la paz pública mediante la ejecución de actos de violencia”.

Reproducir vídeo
Resumen del debate de Apruebo Dignidad.

Luego de que el proyecto pasara por la Comisión de Seguridad Ciudadana, se fijó el 4 de diciembre para debatir y votar la idea de legislar la moción parlamentaria. En esa ocasión, diputadas y diputados debían elegir entre abrir o cerrar la puerta a debatir la ley en ambas cámaras. El quórum estaba establecido como mayoría simple, o sea, la mayoría de los asistentes.

La ley propone sancionar con la pena de presidio menor en su grado mínimo a la persona que, sin estar autorizada, “interrumpiere completamente la libre circulación de personas o vehículos en la vía pública, mediante violencia o intimidación en las personas o la instalación de obstáculos levantados en la misma con objetos diversos” y a quienes “interpusieren sus vehículos en la vía, en términos tales de hacer imposible la circulación de otros por esta”.

 

«Hoy día hay que estar con el pueblo cubano que se moviliza, porque el derecho a la protesta tiene que ser algo que tenemos que defender en todas partes, independiente del Gobierno al que le toque la protesta»

— Gabriel Boric, candidato presidencial.

También sanciona con la pena de presidio menor en su grado mínimo a medio a quien “lanzare a personas o vehículos que se encontraren en la vía pública instrumentos, utensilios u objetos cortantes, punzantes o contundentes potencialmente aptos para causar la muerte o producir lesiones corporales, a menos que el hecho constituya un delito más grave”.

Asimismo aumenta la pena privativa de libertad respectiva en un grado, cuando los delitos de robo con violencia o intimidación se “perpetraren con ocasión de calamidad pública o alteración del orden público”, y denomina “saqueo” a los delitos que “contribuyan a la sustracción o destrucción de todo o la mayor parte de aquello que había o se guardaba en algún establecimiento de comercio o industrial o del propio establecimiento”.

De esa forma, el mediático proyecto fue conocido como la Ley Antisaqueos, llevando como estandarte sancionar las barricadas y acciones como “El que baila pasa”.

¿Cómo se votó?

Desde ese momento, las redes sociales explotaron y miles de personas interpelaron a las diputadas y diputados del Frente Amplio por votar a favor de leyes que criminalizan la protesta y de darle luz verde al proyecto para que se debata en ambas cámaras.

“Hoy se aprobó la primera de una serie de leyes represivas del Gobierno con 127 votos a favor. Fui uno de los 7 votos en contra. Cuando los repriman, les lancen balines, los golpeen o los apresen x tener una bufanda en la cara, acuérdense de estos 127 diputados que blindan a Piñera”, tuiteó la diputada Pamela Jiles (PH) apenas se votó en la sala.

Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Gabriel Boric salieron inmediatamente a desmentir a Jiles. Sin embargo, los números eran elocuentes y, a pesar de haber votado en contra de los incisos más autoritarios y restrictivos, el Frente Amplio en bloque aprobó la moción parlamentaria en general para que siguiera su trámite constitucional.

“Acá las votaciones de hoy. Aprobamos la agravante para saqueo en contexto de movilizaciones, pero rechazamos todas las formas de criminalizar la protesta. Saludos”, tuiteó Jackson luego de ser interpelado por sus seguidores, mientras que Boric manifestó en sus redes sociales, “se aprobó en la Cámara ley que crea el delito de saqueos. Aprobé penalizar ataques a bomberos y otros servicios de utilidad pública que pongan en peligro la vida de la gente (como SAMU) y rechacé todo lo que criminaliza la protesta social. Que no le vendan cuentos”.

Pero nadie le estaba vendiendo cuentos a nadie. Tras las críticas, el Frente Amplio reconoció su error y finalmente tuvieron que salir a dar explicaciones más contundentes del por qué habían votado de esa forma.

“Se podría haber hecho de otra manera”, expresó Gabriel Boric en su cuenta de Youtube. “Lo que nosotros pretendíamos era dar una señal clara en contra de los saqueos (…) Sin embargo, comunicacionalmente, esto no se logró y por lo tanto me parece hacer una autocrítica al respecto y decir que no deberíamos haber aprobado en general este proyecto de ley”.

“Tras conversar con la bancada, el equipo y con dirigencias sociales, hemos llegado a la conclusión que nos equivocamos”, expresó el diputado Giorgio Jackson en un video en Twitter.

“Terminamos atrapados en esta jugada del Gobierno por un proyecto que se discutió de manera inmediata (…) Estamos haciendo todo lo posible para que ahora el proyecto que está en el Senado pueda cambiar y po eso estamos tratando de convencer a senadores y senadoras para que impidan que aquellas materias que criminalizan la protesta social se transformen en ley”, agregó.

Pero al parecer, no lograron persuadir a parlamentarios en la Cámara Alta, tampoco en la Cámara de Diputados en su trámite de finalización. El 16 de enero de 2020, con 88 votos a favor, 57 en contra y tres abstenciones se aprueba la ley, siendo promulgada el 21 de enero del mismo año y publicada el jueves 30 de enero en el Diario Oficial.

La última carta del Frente Amplio fue llevar la Ley Antisaqueo al Tribunal Constitucional para inhabilitarla, pero el máximo tribunal declaró el requerimiento inadminisible.

En una entrevista a Sputnik News la abogada defensora Yanira González expresó que “antes de la promulgación de la Ley Antisaqueos y Barricadas, los delitos eran desórdenes públicos y cumplían con el proceso penal en libertad con firma, arraigo nacional o arresto domiciliario parcial o total”, agregando que “chicos que sólo protestaban y que jamás han tenido contacto con el mundo carcelario, hoy se encuentran presos con todo lo que significa, en el contexto de alarma sanitaria”.

A pesar de que la declaración de Daniel Jadue no fue correcta en su totalidad, pues el Frente Amplio no dio su voto para la aprobación de la ley, sí dieron su venia para que esta entrara en tramitación y hoy el discurso de “siempre tenemos que defender el derecho de todo pueblo a protestar”, del actual candidato presidencial de Apruebo Dignidad, no tiene la misma fuerza que antes.

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp