Las coaliciones que dejó el primer día de la Convención Constituyente

El pasado domingo no sólo fue la inauguración de la Convención Constituyente: los y las constituyentes debieron votar en cinco ocasiones por quienes ocuparían los cargos de presidente y vicepresidente. Analizamos esas votaciones y los bloques que se formaron.


Contactar al autor

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Presidencia: Unidad de la izquierda

Flujo de votos entre las dos rondas de votación para la presidencia de la Convención. Elaboración propia.

La primera votación de la Convención Constituyente dejó cuatro grandes bloques en evidencia. Uno de ellos detrás de la candidatura de Elisa Loncón, una de las convencionales del pueblo mapuche –principalmente sus votos fueron de Apruebo Dignidad, Colectivo Socialista y algunos de pueblos originarios–.

Un segundo bloque, impulsando a Isabel Godoy para presidenta, representante del pueblo colla –fundamentalmente votaron por ella de la Lista del Pueblo, del Partido Comunista y algunos de pueblos originarios–. Vamos por Chile, en tanto, apoyó en masa a Harry Jürgensen.

Otro nombre que sonó para la presidencia fue el de Patricia Politzer, que en una primera votación obtuvo veinte preferencias, desde su lista de Independientes No Neutrales y también de miembros de la Lista del Apruebo fuera del Partido Socialista.

Ante la falta de apoyos de Politzer, seis de estos constituyentes prefirieron a Loncón para la segunda votación. La periodista sumó cuatro preferencias en la segunda ronda de constituyentes de derecha (Bernardo de la Maza, Luciano Silva, Paulina Veloso y Roberto Vega).

La coalición detrás de Elisa Loncón logró sumar, además de los seis votos que fueron en principio a Politzer, veintiocho preferencias que habían ido a Godoy, dos de las de Dorador, la de Natividad Llanquileo y la Daniel Bravo.

Vicepresidencia: más divisiones

Flujo de votos entre las tres rondas de votación para la vicepresidencia de la Convención. Elaboración propia.

Para la vicepresidencia la votación estuvo más dividida, con nueve nombres con algún voto en una primera instancia, que luego se redujeron a tres: Jaime Bassa, Rodrigo Rojas y Pollyana Rivera.

Ante la aparición de tres nombres favoritos, seis candidaturas desaparecieron en la segunda votación. Independientes No Neutrales, que postuló a Gaspar Domínguez, se sumó a la votación de Bassa. Lo mismo hicieron constituyentes detrás de Rodrigo Logan (Luis Barceló, Bessy Gallardo, Fuad Chahín, Felipe Harboe y el propio Logan) y Fernando Atria (María Trinidad Castillo). También Bassa sumó tres apoyos que habían ido en principio a Mauricio Daza (Lidia González, Margarita Vargas y el propio Daza), dos que habían ido a Renato Garín (Luciano Silva y Hernán Velásquez) y dos que habían ido a Cristina Dorador (Tiare Aguilera y Gloria Alvarado).

La candidatura de Rojas, en cambio, convenció a Helmuth Martínez, que votó por Bassa en una primera instancia, a doce votos de Cristina Dorador (Alejandra Flores, Daniel Bravo, Vanessa Hoppe, Félix Galleguillos, Isabel Mamani, Luis Jiménez, María Elisa Quinteros, Constanza San Juan, Alvin Saldaña, Fernando Tirado, Carolina Vilches y la propia Dorador), a un voto por Daza (Wilfredo Bacián), a Renato Garín, que votó por sí mismo, y a Fernando Salinas, que no entregó su voto en la primera instancia. Pollyana Rivera sumó a Manuel José Ossandón, que primero votó por Garín.

El pasar de las horas aceleró la necesidad de llegar a una decisión por mayoría absoluta. Esto llevó a diez personas más a darle su voto a Bassa en la tercera votación: Wilfredo Bacián, Cristina Dorador, Isabel Godoy, Vanessa Hoppe, Bernardo de la Maza, Janis Meneses, María Elisa Quinteros, Manuela Royo, Alvin Saldaña y Carolina Vilches. Daniel Bravo, que había votado por Rojas en la segunda votación, votó en blanco en la tercera.

Los bloques temporales

Al juntar los resultados de las cinco votaciones pudimos identificar ocho conjuntos. Uno de ellos está compuesto de 39 convencionales. Es el conjunto más numeroso, coincidió en sus cinco preferencias, impulsando a Loncón y Bassa desde un inicio. Este grupo está compuesto por convencionales de Apruebo Dignidad, Colectivo Socialista, y de pueblos originarios.

Adyacente a este grupo, hay 24 convencionales que manifestaron alguna otra preferencia, pero en las rondas finales sumaron sus apoyos a Loncón y a Bassa en ambas oportunidades. Pertenecen al Partido Comunista, de la Lista del Apruebo sin el Partido Socialista y algunos independientes.

Otro grupo importante son 25 convencionales que apoyaron a Isabel Godoy en primera ronda de la votación para la presidencia, y luego apoyaron a Rodrigo Rojas en las rondas de votación de vicepresidencia. Algunos de estos miembros dieron su voto a Loncón en la segunda ronda, pero no votaron por Bassa para vicepresidente. Pertenecen fundamente a la Lista del Pueblo.

Un cuarto conjunto lo componen catorce convencionales que apoyaron a Loncón en la segunda votación –algunos la apoyaron en la primera votación, otros no–, no votaron por Godoy en ninguna de las votaciones y no votaron por Bassa tampoco en ninguna de las votaciones. Estos convencionales pertenecen a la Lista del Pueblo, pueblos originarios e independientes.

Por otro lado, hubo nueve personas que sí dieron su preferencia al abogado, y que no votaron por la presidenta de la Convención.

Diez de los once Independientes No Neutrales votaron en absoluta coordinación: por Patricia Politzer en ambas rondas de la presidencia, por Gaspar Dominguez en la primera ronda de vicepresidente, para posteriormente apoyar a Jaime Bassa.

De los 37 convencionales electos por Vamos por Chile, la coalición de derecha, treinta y dos actuaron en tándem, respaldando a sus candidatos a través de las rondas: Harry Jürgensen y Pollyana Rivera. Los descuelgues aparecieron principalmente en la votación presidencial, con Bernardo de la Maza prefiriendo a Agustín Squella primero, y Patricia Politzer después. Politzer también fue elegida por Silva, Veloso y Vega en la segunda votación.

De la Maza también cambió su voto de vicepresidente en la tercera ronda, de Rivera a Bassa. Manuel José Ossandón votó por Garín primero, para votar por Rivera posteriormente, y el anteriormente mencionado Silva votó por Garín para luego votar por Bassa.


Contactar al autor

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contribuye o contáctanos para más información.