Esto sí que no prendió: Perú elige a su presidente con altas cifras de desinterés y contagios

Con más de un millón y medio de contagios y más de 53 mil fallecidos, Perú enfrenta este domingo elecciones presidenciales con 18 candidatos que no superan el 10% de los votos. Quien lidera las cifras es el desinterés.


Contactar al autor

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Faltan dos días para las elecciones presidenciales en Perú y hay incertidumbre. No hay favoritos, tampoco claridad. Mucho menos confianza. Más de 25 millones de votantes elegirán a su próximo mandatario en medio de una profunda crisis política, en una semana con récord históricos de fallecidos y contagiados que no bajan de los 9 mil casos diarios.

Según las últimas encuestas, ninguno de los 18 aspirantes que se postulan al sillón presidencial supera el 10% de los votos. Los que llevan la delantera se encuentran casi en un empate técnico y quien lidera las cifras, hasta el momento, es el desinterés.

Más del 25% de los electores ha expresado que no votará por ninguno de los candidatos. Este grupo está integrado principalmente por las mujeres, las personas de más de 40 años y los sectores socioeconómicos más bajos.

Según Guillermo Holzmann, analista político y académico de la Universidad de Valparaíso, el fenómeno que ocurre en Perú es el del “votante apático”.

“Es un elector incrédulo, que no cree en las promesas de cualquier candidato y que probablemente va a significar un gran problema y desafío, que es darle legitimidad a los resultados de esta elección, después de todo lo que ha sucedido”, expresa Holzmann.

Para Gilberto Aranda, académico del Instituto de Estudios Internacionales (IEI) de la Universidad de Chile, estos números son el resultado de una cruda pandemia que ha debido pasar Perú.

“En esta situación pandémica hay mucha gente que va a decidir no ir a votar, pues razonablemente tiene miedo de contagiarse en el lugar de votación. Hay que sumar la crisis política de credibilidad, la crisis económica y este miedo a la pandemia. Entonces, hay una gran cantidad de personas no votarán”, agrega Aranda.

Pero, ¿quiénes son estos candidatos que no superan el 10% de aprobación? ¿Por qué Perú decide realizar sus elecciones en uno de los peak de su segunda ola? ¿Quiénes pasarán a segunda vuelta? ¿Cuáles serán sus principales desafíos?

Muchas preguntas y dudas giran en torno a las próximas elecciones presidenciales de Perú. Lo que sí está claro es que los candidatos no prendieron al electorado y que el domingo será un día lleno de posibles sorpresas.

Los primeros en la lista

El domingo pasado se realizaron las últimas encuestas de intención de voto permitidas legalmente en Perú. El centro de investigación de mercados, IPSOS, y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) entregaron sus resultados con desalentadoras cifras para sus candidatos.

De los 18 aspirantes a la Casa de Pizarro, siete de ellos se encuentran en los primeros puestos de la lista con porcentajes que van del 6% al 10% de los votos.

Según el padrón electoral peruano, más de 25,2 millones de personas se encuentran habilitadas para sufragar este domingo, demostrando hasta el momento que los candidatos que pasarían a la segunda vuelta no superarían los dos millones y medio de votos.

Keiko Fujimori
Hernando de Soto
Yohnny Lescano
Keiko Fujimori (candidata presidencial Fuerza Popular), Hernando de Soto (candidato presidencial Avanza País) y Yonhy Lescano (candidato presidencial Acción Popular). WIKIMEDIA COMMONS

Quien lidera las encuestas, según Ipsos, es el abogado y candidato de Acción Popular, Yonhy Lescano (62 años), con un 10% de intención de voto. Lescano fue congresista por casi 20 años por la circunscripción de Puno y hoy representa al centro del espectro político, con un perfil de izquierda en lo económico y conservador en lo social.

Según el sondeo de IEP, quienes lideran las encuestas son la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y el candidato de Avanza País, Hernando de Soto, ambos con 9,8% de intención de votos.

Keiko Fujimori (45 años), hija del expresidente Alberto Fujimori, intenta por tercera vez llegar al sillón presidencial, luego de haber perdido las últimas elecciones por cerca de 40 mil votos con Pedro Pablo Kuczynski en 2016.

La candidata conservadora y de derecha estuvo dos veces en prisión preventiva por presuntos hechos de corrupción. Una de sus promesas de campaña es indultar a su padre, quien está condenado por delitos de lesa humanidad.

«Los dos candidatos más fuertes son el candidato de la indecisión y el candidato de la indiferencia»

— Gilberto Aranda, del Instituto de Estudios Internacionales (IEI) de la Universidad de Chile.

Hernando de Soto (79 años) es un economista liberal y presidente del Instituto Libertad y Democracia (ILD), que promueve el desarrollo económico del país. Colaboró en el gobierno de Fujimori en 1990 y apoyó a su hija Keiko en su campaña presidencial del 2011. Fue cuestionado cuando hace unas semanas reconoció que había viajado a Estados Unidos para vacunarse contra el covid–19.

Quien sigue en las encuestas es Verónika Mendoza (40 años) de Juntos por el Perú, la única candidata de izquierda, y quien según Ipsos tiene 9% de intención de voto (2º lugar) y según el IEP tiene un 7,3% situándose en el quinto lugar. Antropóloga de Cuzco, fue legisladora de esa ciudad y candidata presidencial en 2016, logrando el tercer puesto con más del 18%. Su principal propuesta es cambiar la Constitución Política de 1933.

A ellos les sigue el exfutbolista y exalcalde de La Victoria, George Forsyth (38 años) de Victoria Nacional, candidato de centro derecha que se encuentra entre el 6% y el 8% de la intención de voto. Comenzó siendo el único favorito de las encuestas y terminó su campaña presidencial en confinamiento, al convertirse en el cuarto postulante en contagiarse de covid-19.

Verónika Mendoza
Goeroge Forsyth
Verónika Mendoza (candidata presidencial Juntos por el Perú) y George Forsyth (candidato presidencial Victoria Nacional). WIKIMEDIA COMMONS

Para Aranda, uno de los principales desafíos que tendrá quien salga vencedor en estas elecciones será tener “un mínimo de legitimidad, acompañado de un proceso de fortalecimiento y de recuperación de las confianzas de las instituciones y de los gobernantes en Perú”.

Por su parte, Holzmann vislumbra que la mayor preocupación que tendrá el próximo presidente será “su relación con el Legislativo, que va a estar muy fragmentado y dividido, lo cual va a hacer muy difícil la convivencia. Siendo eso una alerta respecto a las crisis políticas, tanto de gobernabilidad como de estabilidad democrática para los próximos años”.

Además, Aranda recalca que el mayor desafío de todos será “manejar la crisis pandémica y todo lo asociado a una profunda recesión económica”.

Elecciones escalonadas

A diferencia de Chile, Perú no suspendió sus elecciones, a pesar de estar en medio de una segunda ola, con altos números de contagios y fallecidos hasta hoy.

Perú enfrenta sus comicios generales con 1 millón 617 mil 864 personas contagiadas y 53 mil 978 fallecidos desde que comenzó la pandemia. Según cifras del Ministerio de Salud del Perú (Minsa), en las últimas 24 horas se registraron 9 mil 966 nuevos contagios y 253 nuevas defunciones.

A la fecha, se encuentran 13 mil 622 personas hospitalizadas y más de 2 mil de ellos con ventilación mecánica. Hay solo un 4,07% de disponibilidad de camas UCI con ventiladores y se han inoculado más de 622 mil 533 personas al 8 de abril.

Francisco Sagasti, presidente de Perú, afirmó en una entrevista con La Tercera que las realidades de su país y de Chile son distintas, para justificar por qué no se aplazaron los comicios: “Chile se encuentra en una situación mucho más complicada. En segundo lugar, en Chile las elecciones no son elecciones, es una elección para tener una Asamblea Constituyente”.

Para Aranda, la razón tiene que ver más con la credibilidad que está en juego en este proceso: “En un cuadro de tanta inestabilidad y con poca capacidad de respuesta sanitaria, el presidente peruano consideró que no es oportuno estirar las fechas porque eso podría provocar una mayor depreciación en la legitimidad que ya existe”.

“Postergar las elecciones, podría conducir a una situación de descontento mayor. Entonces, creo que la desición de Sagasti va por el camino de no querer desgastar la tasa de credibilidad que tienen las instituciones. Además, que temen que la señal para la gente sea que quiere prolongar su mandato”, agrega.

Para cuidar la salud de los votantes y evitar contagios, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) determinó horarios específicos para ciertos grupos con el fin de no generar aglomeraciones al momento de sufragar: el “Voto Escalonado”.

Este consiste en separar en rangos horarios a las personas según el último dígito de su Documento Nacional de Identidad (DNI). De esa forma, quienes finalicen su DNI con el número 1 podrán votar entre las 9 y las 10 de la mañana; quienes posean DNI terminado en 2, podrán hacerlo entre las 10 y las 11 de la mañana, y así sucesivamente hasta llegar a quienes tengan DNI terminado en 0, habilitados para votar entre las 6 y las 7 de la tarde.

«El ‘votante apático’ es un elector incrédulo, que no cree en las promesas de cualquier candidato y que probablemente va a significar un gran problema y desafío»

— Guillermo Holzmann, analista político y académico de la Universidad de Valparaíso.

Adicionalmente, se abrirá un horario especial para adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con discapacidad y de riesgo que será entre las 7 y las 9 de la mañana de este domingo.

“Quiero que sepan que hemos construido toda la elección pensando en la salud de los ciudadanos”, enfatizó Piero Corvetto, Jefe de la ONPE, el 8 de abril en El Comercio.

Miles de votantes sin derecho a sufragio

El 1 de abril, la ONPE informó que la Cancillería de Perú había recibido del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile la Nota 2868, que da cuenta de la imposibilidad de realizar las elecciones generales peruanas en Chile, impidiendo que más de 117 mil peruanos residentes en nuestro país puedan sufragar este 11 de abril.

El documento afirma que debido a las restricciones sanitarias vigentes en Chile no es posible efectuar las elecciones generales, ya que ciudades como Antofagasta, Iquique, Concepción y Santiago se encuentran en Fase 1, y otras como Arica y Copiapó en Fase 2 del “Plan Paso a Paso”, impidiendo el traslado de personas durante los fines de semana.

Al igual que Chile, otros países también han impedido que se realicen las elecciones generales en sus territorios. Paraguay, Aruba y Venezuela han informado a la Cancillería peruana que sus residentes no podrán participar de los comicios de este domingo.

Francisco Sagasti
Francisco Sagasti, Presidente de la República de Perú. MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DE PERÚ

Según informó la ONPE, Paraguay no se encuentra en capacidad de realizar el acto electoral al no poder garantizar el aforo legal permitido y en Aruba la actual coyuntura de la isla no presenta las condiciones que garanticen una elección en un escenario seguro.

Con respecto a Venezuela no es algo nuevo. “No nos han dado las facilidades desde hace tres procesos electorales”, afirmó al respecto Corvetto.

¿Quiénes podrían pasar a segunda vuelta?

Tanto para Holzmann como para Aranda, es muy difícil definir quiénes estarán indiscutiblemente en la papeleta de la segunda vuelta. Ambos académicos concuerdan que con el nivel de incertidumbre, indecisión y con electores poco motivados a participar de las elecciones, podría haber más de alguna sorpresa

De todas formas, Holzmann se arriesga y se la juega por tres candidatos que podrían tener un amplio protagonismo en estas elecciones: Lescano, Mendoza y De Soto.

“Lescano, porque tiene una trayectoria política sólida y un vínculo histórico con el expresidente Belaúnde Terry, quien pasa a ser quizás uno de los íconos democráticos de Perú que quedan hoy en día, dado todo lo que ha sucedido con los demás presidentes involucrados en casos de corrupción y uno suicidado”, expone.

“Otra que va a tener un protagonismo relevante va a ser Verónika Mendoza”, agrega el académico. “Básicamente, porque ha mantenido su perfil político tradicional en Perú y, a pesar de que es relativamente nueva en la escena política, no olvidemos que obtuvo el tercer lugar en la elección del 2016”.

“El otro que puede tener alguna opción y que va más por lo pragmático es Hernando de Soto, quien podría ser la persona que pudiese canalizar el voto castigo en contra de los partidos tradicionales”, finaliza Holzmann.

Por su parte, Aranda cree que los resultados favorecerán más a los candidatos que se encuentran del centro hacia la derecha. “De todas formas los dos candidatos más fuertes son el candidato de la indecisión y el candidato de la indiferencia”, asevera.

Aranda aconseja estar atentos de lo pase en las elecciones presidenciales en Perú y, sobre todo, de cómo votará el electorado peruano: “Hay que siempre mirar con atención a Perú, porque muchas cosas pasan primero allá y después pasan en Chile. El estilo más personalista con indicios populistas fue primero en Perú y el antipartido también fue primero que en Chile. Entonces, hay que ver qué pasa, porque podría ser una señal de lo ocurrirá después acá en nuestro país”.

Ahora que has terminado de leer, queremos contarte que te necesitamos.

Contracarga es un proyecto que a pesar de tener pocos meses de vida, cuenta con decenas de miles de visitantes cada mes, chilenos que leen artículos explicativos, de análisis y de opinión sobre los conflictos más importantes de nuestros tiempos. Decenas de ellos han aportado para que sigamos haciendo periodismo independiente. Queremos seguir así, sin ataduras políticas ni comerciales, sin temor ni medias tintas, publicando las noticias que importan.

Creemos que nuestro mensaje debe expandirse a la mayor cantidad de personas, porque es importante que se entiendan los conflictos de nuestra era. También porque tenemos la convicción de que aportamos una perspectiva nueva, que busca la mayor objetividad posible, pero a diferencia del resto reconocemos que tenemos principios, como la lucha contra la desigualdad y por la justicia social, como nuestra convicción de que las mujeres deben decidir sobre sus cuerpos, y también nuestro compromiso en el combate contra el cambio climático.

Sin ti, todo lo que hemos construido corre riesgo. Te necesitamos. Hazte miembro por tan sólo 3 mil pesos al mes, ayúdanos a seguir adelante, y además podrás acceder a beneficios como un newsletter exclusivo con un resumen semanal de noticias, información anticipada sobre lo que publicaremos, charlas con el equipo, sorteos de libros y más. Gracias.