Cierran gimnasios pero permiten misas: la polémica por restricciones a las aglomeraciones explicada

Con las últimas restricciones a las aglomeraciones quedó prohibido que funcionaran gimnasios en Fase 2, lo que molestó a usuarios y propietarios. Pues claro, aún están abiertos los malls y se permiten ceremonias religiosas. Aquí te explicamos esta polémica.


Contactar al autor

Compartir artículo en:
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

La paciencia, tras un año de pandemia, se ha esfumado. El lunes 15 de marzo decenas de personas se reunieron en el mall Costanera Center para entrenar en sus pasillos a modo de protesta.

¿Por qué? El Gobierno había anunciado el viernes previo que endurecería las medidas en Fase 2 contra las aglomeraciones de personas, con lo que se prohibiría todo tipo de eventos con público, y los gimnasios y casinos tendrían que cerrar.

Sin embargo, una vez más se había dejado de lado a los centros comerciales. Pero eso no era lo único que molestaba a los dueños y clientes de gimnasios.

Ese mismo lunes se publicó la resolución N°246 del Ministerio de Salud en el Diario Oficial, que modificaba la resolución N°233. Así, tras la presión de representantes tanto de las Iglesias católica como evangélicas, se revirtió lo anunciado unos días antes y se permitió la realización de cultos religiosos en Fase 2 con la presencia de máximo 10 personas en recintos cerrados y de 20 en espacios abiertos.

El pastor Emiliano Soto, presidente de la Mesa Ampliada de Entidades Evangélicas y Protestantes de Chile, afirmó que era una medida “enmendada” por el Ejecutivo que tomaban con “conformidad y tranquilidad”.

Según el comunicado del Gobierno, la decisión se habría basado en “la importancia espiritual de estos para una parte significativa de la ciudadanía y la proximidad de Semana Santa”.

Estas medidas ocurren en momentos donde Chile vive un nuevo punto álgido de la pandemia. El 14 de junio de 2020 se registraron 6.938 casos de covid-19 en el país, cifra que fue superada este 20 de marzo, alcanzando un nuevo récord de contagios: 7.036. Más de 13 millones de persones están en cuarentena a nivel nacional a partir de este jueves.

La lógica de restringir las reuniones es evitar que el virus pase de persona a persona. El SARS-CoV-2, que produce la enfermedad covid-19, se transmite principalmente a través del aire por gotitas que salen de la nariz o boca.

Entonces, ¿cómo se explica que se permitan las misas y se prohíba el funcionamiento de gimnasios?

La complicada situación de los gimnasios

“Ha sido un golpe muy duro. Hemos tenido que mantenernos en pie a pesar de estar cerrados casi un año completo. Logramos abrir en febrero, cuando se autorizó la apertura en Fase 2, tan sólo por un mes”, cuenta Gerardo González, gerente de servicio clientes de Gimnasios Energy.

“No tuvimos ningún caso de covid-19 registrado dentro de nuestros clubes. y esto se debe a que nos tomamos en serio el cuidado de todos nuestros socios y colaboradores. Pero a pesar de esto, el Gobierno nos sorprendió con el cierre nuevamente”, se lamenta González, quien afirma que habían disminuido el aforo e instruido el uso de mascarilla y separación de las máquinas, entre otras cosas.

Reproducir vídeo
Protesta en el Costanera Center. TWITTER

Para González, les habría jugado una mala pasada el brote del virus en el gimnasio Box Training CF de Chillán en el inicio de la pandemia, donde se habrían producido 21 de los primeros 26 contagios de la ciudad, que rápidamente se convirtió en la segunda con más casos de Chile tras Santiago hace un año.

“Desde ese momento, el Gobierno comenzó a ver a los gimnasios como un centro de contagio masivo, cosa que no es tal. Hemos invertido mucho en mejorar las condiciones de ventilación y tecnología para realizar un ingreso más rápido y seguro, además de mucho tiempo en definir estrategias para garantizar la seguridad de nuestros clientes, pero no hemos sido escuchados con la fuerza que necesita el rubro”, asegura.

«Hemos invertido mucho en mejorar las condiciones de ventilación y tecnología, pero no hemos sido escuchados con la fuerza que necesita el rubro.»

— Gerardo González, gerente de servicio clientes de Gimnasios Energy.
Por la misma razón, la campaña que se ha iniciado en redes sociales #ElDeporteEsSalud #AbranLosGimnasios busca reenfocar la discusión para que se entienda que los centros deportivos no son sólo entretenimiento, sino una inversión en salud para hoy y el futuro, sobre todo viviendo en plena crisis sanitaria.

Las cifras son claras. Chile es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor índice de sobrepeso y obesidad en adultos (74%), a lo que se suma un reciente estudio de la Clínica Universidad de Los Andes, que indica que las personas obesas tienen de cuatro a seis veces más riesgo de mortalidad por covid-19.

Otro estudio reciente del Hospital San Carlos de Madrid, España, mostró que en un cohorte de 552 pacientes entre 18 y 70 años (siendo la mayoría entre 43 y 64,6 años) hubo una mortalidad de 13,8% para pacientes covid que eran sedentarios, versus 1,8% para aquellos pacientes que tenían un estilo de vida más activo.

La importancia de los cultos religiosos

Una semana antes del anuncio, el ministro de Salud, Enrique Paris, tuvo una reunión con representantes de las religiones Bahai, musulmana y judía y de las Iglesias católica, evangélicas y adventistas.

En dicha instancia, las entidades religiosas argumentaron la importancia de la celebración de cultos religiosos en base a su efecto sobre la salud mental, emocional y espiritual en plena pandemia.

“Lo que ha ocurrido es que ya va un año sin poder efectuarse ningún tipo de ceremonia. Acotado al Plan Paso a Paso, han pasado celebraciones cristianas como Navidad y ahora Semana Santa sin poder tener la posibilidad de realizar ceremonias, además de lo restrictivo que se ha tenido que vivir especialmente en esta segunda ola de covid. Lo significativo es tener la libertad de celebración de cultos y ceremonias, considerando lo que estamos viviendo”, afirma el pastor Emiliano Soto.

Catedral de Santiago
Catedral de Santiago en 2010. HAST

En tanto, monseñor Cristián Roncagliolo, obispo de la Iglesia Católica, valora la decisión de la autoridad sanitaria.

“Nos permite retomar, aunque sea restrictivamente, las actividades de culto porque eso respeta el ejercicio de la libertad religiosa, pero esto en ningún caso puede entenderse como un descuido, muy por el contrario. Creo que hemos dado un paso de fraternidad, pero también un paso de corresponsabilidad. Tenemos que seguir trabajando juntos para erradicar la pandemia y ser muy responsables en esta tarea”, subraya Roncagliolo.

Pero, ¿por qué se prioriza aprobar este tipo de reuniones? Mario Inzulza, doctor en Teología y académico de la Universidad Católica, señala que “que los Gobiernos evalúan qué priorizar, en vistas a un bien mayor de la sociedad”.

«La política sanitaria debería mostrar coherencia en sus propuestas y dar razones públicas de ellas. Esta claridad evita la arbitrariedad o creer que hay grupos con privilegios.»

— Mario Inzulza, doctor en Teología y académico de la Universidad Católica.

Según comenta, la religión no es una “actividad cualquiera” pues aborda dos elementos fundamentales de las personas: el sentido último de todos sus quehaceres y la necesidad de reunirse a compartir sus creencias.

“En términos generales, si la experiencia religiosa abarca todas las dimensiones de la existencia, ‘reunirse con otros a compartir’ es un aspecto que no puede quedar fuera. En el cristianismo, en particular, la relación entre lo personal y comunitario es inseparable”, explica Inzulza.

“La experiencia personal de Dios se vive en comunidad y la experiencia comunitaria nutre la vivencia personal de la fe. Dicho en términos más teológicos, la relación con Dios y la relación con el prójimo son una sola realidad. Ambas deben ser concretas, no sólo de palabras o buenas intenciones. Jesús insiste en esa unión indivisible donde ‘el amor a Dios’ y ‘la relación con los demás’ se verifican mutuamente”, añade.

Según La Tercera, la Corte Suprema determinó ayer miércoles permitir las ceremonias religiosas incluso en cuarentena, en el fallo de un recurso de protección presentado por la corporación Comunidad y Justicia y que había sido rechazado en primera instancia por la Corte de Apelaciones de Arica.

Todavía falta conocer la sentencia con los fundamentos de fondo y alcances de la decisión, aunque los aforos estarían sujetos a lo que instruya la autoridad sanitaria.

Y la salud física, ¿qué?

Lo que no se logra entender es por qué la prohibición de algunas reuniones en espacios cerrados y la aprobación de otras.

“Entendemos el momento por el cual estamos atravesando a nivel mundial y como país, en donde los contagios han crecido y eso ha hecho tomar ciertas decisiones para frenar el contagio. Pero creemos que, si los malls están abiertos en Fase 2, los gimnasios también deberían estarlo”, insiste el gerente de servicio clientes de Energy.

Mario Inzulza, por su parte, opina que oponer ambas opciones no conduce a una solución: “Alguno podría sumar, a esta lista, la apertura de teatros, cines, o estadios. Todas estas dimensiones son importantes para las personas. Por eso, la política sanitaria debería mostrar coherencia en sus propuestas y dar razones públicas de ellas. Esta claridad evita la arbitrariedad o creer que hay grupos con privilegios”.

El deportólogo de la Clínica Meds y presidente de la Sociedad Chilena Medicina del Deporte, César Kalazich, dice que le llama la atención que el gobierno no entienda la importancia del tema.

“Chile es uno de los países más sedentarios. Yo creo que entienden la problemática, sólo que el abordaje ha sido tímido, por decirlo de alguna forma, a lo largo de los años. La inactividad física es un mayor factor de riesgo de salud que la obesidad, tabaquismo y diabetes juntos”, manifiesta.

Los beneficios de la actividad física han sido ampliamente estudiados, es por eso que entidades y expertos deportivos no entienden por qué se está dejando de lado esta arista.

El deporte mejora la capacidad física, que es uno de los marcadores de salud más importantes para la disminución de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, respiratorias, metabólicas y hoy el covid-19.

Para apaciguar las aguas, este lunes el Gobierno anunció la extensión de horario libre de permiso para hacer deporte en cuarentena a tres horas, de 6:00 a 9:00 sábados, domingos y festivos.

Esto no ayudó a calmar a quienes apoyan la actividad física. “El Gobierno sigue poniendo al deporte como un problema y no como una solución. Estas medidas parche no ayudan a la salud mental y física de chilenos y chilenas”, publicó el diputado Sebastián Keitel en sus redes sociales, quien ha insistido en una franja deportiva en horario PM al aire libre.

“Hemos visto como la población sale a las calles a correr o andar en bici, usando los espacios públicos. La necesidad existe y creo que, si se abren los espacios como gimnasios bajo estrictas medidas, tengo fe de que habrá pocos problemas. Para ello se requiere que tanto administradores como usuarios cumplan las medidas. Es tal la necesidad de las personas en tener espacios para realizar actividad física que lo harán sin duda”, concluye César Kalazich.

Ahora que has terminado de leer, queremos contarte que te necesitamos.

Contracarga es un proyecto que a pesar de tener pocos meses de vida, cuenta con decenas de miles de visitantes cada mes, chilenos que leen artículos explicativos, de análisis y de opinión sobre los conflictos más importantes de nuestros tiempos. Decenas de ellos han aportado para que sigamos haciendo periodismo independiente. Queremos seguir así, sin ataduras políticas ni comerciales, sin temor ni medias tintas, publicando las noticias que importan.

Creemos que nuestro mensaje debe expandirse a la mayor cantidad de personas, porque es importante que se entiendan los conflictos de nuestra era. También porque tenemos la convicción de que aportamos una perspectiva nueva, que busca la mayor objetividad posible, pero a diferencia del resto reconocemos que tenemos principios, como la lucha contra la desigualdad y por la justicia social, como nuestra convicción de que las mujeres deben decidir sobre sus cuerpos, y también nuestro compromiso en el combate contra el cambio climático.

Sin ti, todo lo que hemos construido corre riesgo. Te necesitamos. Hazte miembro por tan sólo 3 mil pesos al mes, ayúdanos a seguir adelante, y además podrás acceder a beneficios como un newsletter exclusivo con un resumen semanal de noticias, información anticipada sobre lo que publicaremos, charlas con el equipo, sorteos de libros y más. Gracias.